ENTREVISTA CON STUCK IN THE SOUND

En la historia de las grandes bandas del rock existen momentos especiales: pasajes que cambian para siempre su trayectoria y la vida de cada uno de sus integrantes. Dieciséis años atrás, en 2006, Stuck in the Sound, agrupación originaria de Montreuil comenzó a abrirse paso en la escena indie francesa. Su sólida propuesta conquistó oídos y corazones paso a paso, pero en 2012, la llegada del sencillo Let’s Go cambiaría su futuro, pues su eco traspasó las fronteras de Francia.
Desde entonces, la banda ha evolucionado al ritmo de los tiempos que nos toca vivir: si los discos Survivor (2016) y Billy Believe (2019) nos sumergieron en un oleaje de buena energía, su nueva entrega discográfica, 16 Dreams a Minute, muestra una arista emocional mucho más compleja, resultado en buena medida de los cuestionamientos que todos nos hicimos en los últimos años.
El resultado de esta labor es un álbum que les abre una nueva etapa, no solo porque se desmarcan del sello indie rock bajo el que se les cataloga, sino porque se dieron el lujo de explorar, musical y líricamente, una gama amplia de sensaciones que plantean una muy singular lectura de la condición humana: desde la resiliencia hasta la ensoñación post apocalíptica, pasando por el duelo, la ira, la amargura y la melancolía, 16 Dreams a Minute es una obra total, pues también cuenta con momentos iluminados por el amor y sus idilios.

Las buenas noticias no acaban ahí: tras su presentación en South By Southwest (SXSW), Stuck in the Sound hará una parada especial para traer sus canciones por primera vez a México. El jueves 14 de marzo será la fecha en que el ansiado encuentro tenga lugar con sede en el Bajo Circuito. Obviamente, no te puedes perder su llegada a nuestro país.

El 2 de febrero se estrenaron su álbum 16 Dreams a Minute, que es un álbum doble. Sabemos que trabajaron con el productor Ash Workman, responsable de los mejores discos de Metronomy y de Christine and the Queens. ¿Cómo fue el proceso creativo de creación de este álbum con este productor tan importante?
Después de veinte años trabajando juntos como banda, queríamos renovarnos con la frescura dela novedad y cambiar nuestros métodos de composición: muchas de las canciones fueron compuestas por grupos más pequeños de solo dos o tres miembros de la banda, los demás
sumaron su participación en una fase posterior, que cambió de nuestra habitual “banda de rock todos juntos en una sala de ensayo tocando fuerte y llenando de ruido todo el silencio posible”.
Muchas veces también intercambiamos instrumentos; y de hecho, logramos sorprendernos, creando una emoción interna, un orgullo por la banda que no habíamos sentido en mucho tiempo. La mayor parte de la producción estuvo a cargo de la banda, grabamos y arreglamos cada tema, pero también queríamos agregar frescura en presencia de un productor externo por primera vez en nuestra carrera. Invitamos a Ash Workman, un brillante productor inglés, a trabajar con nosotros en el disco. Es famoso por su trabajo con artistas como Metronomy o Christine and the Queens, y parecía la mezcla perfecta entre pop e indie para una renovación de nuestra música. Trabajó con nosotros en las estructuras y arreglos de las pistas, pasó semanas en el estudio con nosotros, además de meses de trabajo remoto de ida y vuelta, y mezcló el disco de manera brillante.

¿Llegaron al sonido deseado?

Sí, absolutamente. El riesgo de este proceso creativo era tener un conjunto de canciones muy dispares. Parte del desafío de producir este álbum, y de la mezcla de Ash en particular, fue hacer de estas 16 canciones un todo coherente, unido en torno al hilo común de los sueños.

Ya estrenaron como sencillos de este álbum 16 Dreams a Minute: Le Soleil, B/W Rainbow y Adios, los tres han tenido muy buena respuesta del público. ¿Por qué escoger estas tres piezas como presentación del nuevo disco?

Lanzamos tres sencillos antes del lanzamiento del disco: Le Soleil, fue el primero, ya que es un tema híbrido que tiene un sentimiento de música electrónica con estribillos pop; una extrañeza en general, pensamos que era una buena manera de presentar este álbum que es tan diverso y posiblemente desconcertante para nuestros fans, aunque los hemos acostumbrado a bastante diversidad musical a lo largo de nuestra carrera. Además, esta canción tiene un sabor «francés», y no solo porque por primera vez cantamos palabras en francés, sino también porque insinúa un poco la música de «toque francés».
B/W Rainbow, el segundo tema que lanzamos es un tema de rock fuerte, tiene elementos post-hardcore que podrían recordar a la gente a Rage Against the Machine o, más recientemente, a Turnstile. Nos encanta que suene como un clásico, pero también es extremadamente moderno y futurista, principalmente en las voces. No lanzamos un vídeo musical para la canción, sino que publicamos una sesión en vivo que simplemente fue testigo de la energía en vivo de la banda tocando la canción. Adios, es el tercer lanzamiento, lleva a la banda en nuevas direcciones con un aire post hip hop de Mac Miller y sonoridades orientales que nos recuerdan a bandas como Khruangbin o Altin Gun.
Se trata de relaciones amorosas y rupturas de una manera materialista a veces cruda, el resentimiento, los problemas de dinero, la necesidad de empezar de nuevo, la emoción y el miedo que conlleva.
Cuenta con el canto español de Mathilda, una artista pop emergente francesa, que desempeña el papel de la presencia etérea del ex. El álbum tiene 16 temas, todos son geniales y merecen ser presentados como singles Ya estamos trabajando en lanzamientos de vídeos para los próximos meses en temas como All I’ve Heard, Sonora o Sensational. Este último supuestamente muestra la secuela de nuestro ultra popular vídeo Let’s Go, del mismo equipo creativo de animación.

Van a estar de gira presentado este material nuevo, ¿Cómo se están preparando? Ya que será
una gira extensa.

Ensayamos mucho para adaptar estas canciones que están compuestas y arregladas en el estudio y que tienen un sonido muy diferente al sonido habitual de Stuck In the Sound. Hay mucho
trabajo para adaptarlos a un formato de música en vivo que encaje armoniosamente con nuestras viejas canciones.

Van a dar un concierto en Ciudad de México en el Bajo Circuito y estamos muy entusiasmados de escucharlos en vivo ¿Cuá es su expectativa del público mexicano?

Estamos encantados y muy ilusionados con la idea de tocar en México. Desde 2012, y el lanzamiento de nuestro álbum Pursuit, hemos visto crecer cada día a nuestra audiencia mexicana.
Desde hace más de 10 año, ha habido constantes solicitudes para venir a tocar allí. La espera fue muy larga, así que lo que esperamos del público es un entusiasmo que esté a la altura de esta
expectativa. Desgraciadamente nos hubiera gustado poder tocar en todas las ciudades donde nos esperan, pero para nosotros, un grupo europeo, es muy complicado venir aquí. Este concierto es, espero, la primera parada de una futura gira por venir.

Queremos conocer más sobre las raíces de la banda, ¿quiénes son sus mayores influencias a la
hora de hacer música?

Venimos de París, Francia. Éramos adolescentes en los años noventa, el indie rock americano era muy popular entre la juventud francesa de aquella época, mucho más que los artistas franceses, y
nos dio la motivación para empezar a tocar música que sonara así. Hemos lanzado 6 álbumes y realizado muchas giras desde el lanzamiento de nuestro primer álbum Nevermind the Living-Dead en 2006. Hemos tenido muchas giras y festivales importantes con artistas como The Kooks, Arcade Fire, Justice, Metronomy, The Pixies, Skrillex, Green Day, Phoenix, Christine and the
Queens, The Rapture y tantos otros. Tenemos una amplia gama de influencias ya que somos cinco y somos músicos curiosos y de mente abierta. Digamos que los más significativos son: Nirvana, Rage Against the Machine, The Pixies, Sonic Youth, The Strokes, Beastie Boys, At the Drive-in, The Cure.

¿Cuál sería la definición del sonido de su música?

Nuestra música es una mezcla de indie-rock, alternativa, pop rock. Siempre nos permitimos explorar más allá de esos géneros, no somos rockeros ortodoxos. La línea conductora de este disco
fue un tema más que un sonido: Dream.

¿Cómo es el papel de cada uno en la banda? Es decir, sabemos qué hace cada uno
musicalmente, pero intelectualmente ¿qué aporta cada miembro a la banda?

Esta es una pregunta difícil ya que todas las decisiones se toman colectivamente en el grupo. En general José está muy involucrado en todo lo relacionado con videos, clips y social media. François
y Romain son los más preocupados por el trabajo de estudio y la grabación. Además, François, se encarga de muchas tareas que nadie quiere realizar, tareas necesarias para el funcionamiento de
Beam, el sello que creamos para producir nosotros mismos. Romain, siempre ha tenido un papel determinante en el sonido y producción del grupo. Y Emmanuel, se ocupa de las cuestiones
gráficas. Volviendo a la música, los instrumentos y roles en el grupo se intercambiaron muy a menudo durante la creación de este álbum.

Me parece importante que hayan decidido sacar un disco doble. ¿Creen que la manera de
escuchar álbumes completos y descubrir música haya cambiado para las generaciones actuales,
ustedes como músicos cómo lidian con eso?

Es un álbum muy diverso. Lo hicimos con total libertad artística y ganas de sorprendernos. Fue influenciado por los sueños, su imprevisibilidad y diversidad; cómo se pasa de lo extraño a lo
familiar en un abrir y cerrar de ojos. El álbum presenta temas recurrentes como las relaciones amorosas, la dificultad de vivir en nuestro mundo moderno en colapso, una búsqueda de
superación personal y liberación. Aunque estas canciones abordan temas y géneros muy diversos, este tema de los sueños rápidamente se estableció como un hilo conductor, entonces nos dimos
cuenta de que en realidad lo que estábamos haciendo era un álbum y no una colección de canciones.
Además, hacía mucho tiempo que no publicábamos nada, así que teníamos una especie de bulimia creativa. Rápidamente terminamos con una gran cantidad de canciones. No guardamos todo, pero eso explica el lado prolífico de este álbum.
Probablemente esté desconectado de la forma en que todos consumimos música hoy en día, creo que es importante para cada músico, de crear, a través de un álbum, un universo en el que todos
puedan entrar y abandonarse.

Entrevista: Lou Campos

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *