Festival Vaivén 2024

Doce horas de Vaivén.

Por: Paulina Munguía

Fotografía: Ricardo Cruz

Después de casi 5 horas de camino desde la CDMX, llegar a la sede de la 7ma edición del festival Vaivén en los Jardines México fue como llegar a un Oasis en medio de un calor sofocante de más de 35 grados: nos recibió un espejo de agua, arte increíble, una disposición perfecta y lo que de pronto se convirtió en un clima de festival ideal. Lo primero: fuimos por unas chelas y nos dirigimos al primer escenario del día, en donde se presentó Lauren Mayberry, pero el lineup contemplaba Flamingosis, Capital Cities, Justice, y L´Imperatrice, entre otros artistas que no conocía, pero fueron configurando un line up sorpresivo y muy energético.

En cuanto a la organización y la ubicación de los escenarios, nos permitió fluir fácilmente, y agradecí no tener que caminar más que unos pocos metros de un escenario a otro y poder disfrutar con más tiempo y menos tránsito a pie, a cada uno de los artistas.

 

L´Imperatrice, fue el absoluto crush de la noche. Desde su entrada, brutal, con un vestuario icónico, y el brillo literal de cada integrante, puesto que tenían integradas luces en sus uniformes… no sé quién diseñó el vestuario, pero cada vez que aparecen en el escenario dejan en claro que son unos cracks del espectáculo. La energía de Flore Benguigui, con cada canción subía y te transportaba más adentro de su mundo retro-futurista indie-pop. Tocaron desde «Odyseé» a «Tako Tsubo» y «Vanille fraise», hasta «Danse Marilú», «Me da Igual» y «Love from the Other Side», sencillos de su próximo álbum «Pulsar».

Después de ese show, parecía que para mi había terminado el festival. Me iba completamente llena después de presenciar tremendo performance. No quería escuchar más. Pero nos dirigimos al escenario de Purple Disco Machine y Elderbrook, que subieron la euforia hasta no poder gritar más …

 

Terminando estos, no podíamos quedarnos a Justice, pues debíamos regresar a la CDMX. Satisfechos, emocionados y cansados, de nuevo el festival volvió a sorprendernos con un acto final: una cruz giratoria en una fuente, perfectamente iluminada y musicalizada brutalmente, nos dió un show de apróx. 20 min. que nos voló la cabeza. Lástima no saber de quién era el arte y a quién pertenecía la música, pero el Vaivén sin duda, es uno de los mejores festivales que he presenciado este año. Por supuesto, tendremos que asistir al siguiente.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *